jueves, 2 de abril de 2015

EXCURSIÓN A LA "COVA BENEITO", UN PASEO POR LA HISTORIA

Una excursión que tenía muchas ganas de realizar para conocer uno de los must que tenemos en la zona en cuanto a arqueología se refiere  es visitar la  "Cova Beneito" una cueva muy cercana a mi pueblo, Muro del Alcoy (al norte de Alicante), que representa uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la zona.
Al tratarse de un Yacimiento arqueológico tuvimos que inscribirnos en la info tourist para realizar la visita guiada por la arqueóloga municipal, que resultó una excelente guía amenizando la visita con sus explicaciones. En esta ocasión la excursión estaba programada dentro de las Jornadas de Sostenibilidad que realiza el Ayuntamiento de Muro, donde se potencia la importancia de cuidar el entorno que nos rodea y se realizan numerosas actividades para concienciar a la población sobre la importancia de un desarrollo sostenible.
La excursión comenzaba a las nueve desde el punto de encuentro que en esta ocasión era el Archivo Municipal. Salimos del pueblo tomando una preciosa senda llamada la senda dels Fontanars- Riu d'Agres, que circula junto al río Agres. Este pequeño camino recientemente recuperado, gracias a la puesta en valor del entorno natural es de gran belleza. Tenemos el privilegio de contar con esta senda para la realización de diversas actividades como el senderismo, el running o pasear en bici, sin la molestia del tráfico y además disfrutar de la tranquilidad y del paisaje que nos rodea. Además está senda desemboca en la "Font del Baladre", un paraje natural, equipado con zona de merendero, fuente y buenas sombras para descansar.
Nosotros no paramos porque la idea era subir hasta la cueva y realizar el descanso allí para contemplar las preciosas vistas. Así que aquí empezaba la subida hacia la cueva, primero por una pista bastante amplia y con una buena pendiente y a continuación a través de los campos de olivos y almendros para por fin tomar el último camino, un poco más empinado y técnico, pero en realidad accesible para cualquier persona en un estado físico normal.
La subida fue un tanto dura por el calor, la temperatura de casi treinta grados para finales de marzo es un poco elevada por lo que el último tramo se hizo un poco largo, sin embargo cuando llegas a la cueva, que más que cueva, en realidad era un gran abrigo, se te olvida el cansancio, solo admirando las vistas, que son magnificas.







Y tras descansar y reponer fuerzas, con un buen bocata, .... comenzaron las explicaciones a cargo de Elisa Domenech, arqueóloga municipal y directora de las excavaciones.
Elisa nos puso en antecedentes, nos contó que la cueva se utilizó para guardar rebaños, y que su riqueza arqueológica fue descubierta en 1979, año en que se empezó a excavar y a estudiar su interior. Fue entonces cuando dada la importancia de los hallazgos un gran equipo de arqueólogos se dedico a trabajar en la Cueva, realizándo diversas publicaciones y estudios sobre los hallazgos encontrados en ella. Desde entonces y hasta el día de hoy se han ido realizando diversos trabajos tanto en el interior de la cueva como en el exterior de la misma, que es de hecho donde mejor se puede ver la diferencia entre las diversas épocas. Hoy por hoy lo que son las excavaciones se encuentran paralizadas por falta de fondos, no obstante se está aprovechando para realizar diversas publicaciones de los hallazgos de las últimas excavaciones. Publicaciones reconocidas por importantes universidades europeas.
La importancia de la Cueva  quedó constatada cuando se encontraron restos arqueológicos de hace 40.000 años, que confirman que fue habitada desde aquella época.
















 Gracias a los estudios realizados se ha podido comprender mejor el modo de vida e interacción entre el hombre y el medio desde el Paleolítico Medio y Superior, también se han podido conocer los cambios climáticos que han acontecido en la zona a lo largo de la historia. Según los restos arqueológicos hallados se ha podido estudiar el modo de vida tanto del hombre de neandertal como del hombre moderno.
Además según los hallazgos se constata  la existencia en la zona de grandes bosques ocupados por ciervos y caballos.
Después de las explicaciones, que os he resumido de forma breve, pasamos a asomarnos al interior de la cueva, donde comenzaron las primeras excavaciones, zona que se encuentra un poco deteriorada por los numerosos desprendimientos acontecidos por las últimas lluvias.
 Más tarde pudimos sostener en nuestras manos algunos restos arqueológicos, como un diente de caballo, huesos de pequeños animales y diferentes herramientas de sílex, talladas en diferentes formas.



Conocer de primera mano parte de nuestra historia y conocer la evolución de la zona en la que habitas es una experiencia muy didáctica y enriquecedora. Además de disfrutar de la naturaleza de los parajes que rodean la zona.

Después de la visita a la Cova Beneito, regresamos por la misma senda dels Fontanars- Riu d'Agres, dando un tranquilo paseo por este sendero de especial belleza, después de pasar una mañana muy completa turisteando por Muro de l'Alcoy, a los pies de la Serra Mariola y junto a l Benicadell en un entorno privilegiado.







jueves, 12 de febrero de 2015

EXCURSIÓN A LA ZONA ARQUEOLÓGICA DE COBÁ, RIVIERA MAYA


Uno de los destinos más interesantes de la zona caribe es, sin lugar a dudas, la Riviera Maya.....es un lugar mágico con una luz especial, donde el tiempo se detiene, y parece que avanza más lento...cuando visitas las zonas arqueológicas, como Chichen Itza, Ek Balam o Cobá, puedes sentir una especie de energía que rodea aquellos edificios que pertenecieron a otro tiempo, a otras gentes, a otra cultura que intenta sobrevivir a los cambios que la han rodeado durante los últimos tiempos, sin llegar a adaptarse. Porque cuentan los guías de la zona que la mayoría de la población que habita la región de Quintana Roo, es descendiente directa de la civilización Maya. De hecho la mayoría trabaja en los grandes núcleos turísticos, en los grandes hoteles, y  se les podía reconocer por su estatura, el color de su piel, algo más oscura y por la decoración de sus dientes. Si bien, según nuestro guía, seguían viviendo en sus cabañas de forma muy sencilla, lo cual comprobamos en esta visita donde nos acercamos a conocer a una de las familias de la zona.
 Pero no adelantemos acontecimientos, vamos a situarnos, nos alojamos en uno de los grandes hoteles el Bahía Príncipe, porque queríamos sentir el lujo, que de vez en cuando está muy bien, pero también queríamos conocer un poco la zona, saliendonos de las excursiones multitudinarias. Así que salimos del complejo, subimos a una van y fuimos por nuestra cuenta a buscar en Playa del Carmen, la población más cercana al hotel, un guía que nos acompañara a conocer la zona arqueológica de Cobá. Fue un gran acierto por varias razones, Jorge, que así se llamaba nuestro guía fue muy amable, con unas explicaciones muy completas, nos llevó a sitios muy auténticos y el precio fue relativamente barato, ya que si cambiabas a pesos mejicanos todo resultaba más económico. Recuerdo que en los comercios de la Quinta de Playa del Carmen los comerciantes gritaban 10 pesos, 1 dolar 1 euro!!!! pero el cambio no correspondía, así que mejor llevar pesos...
Jorge nuestro guía paso con su van(furgoneta de pasajeros) perfectamente acondicionada a recogernos al lobby del hotel, en total seríamos dos parejas en la excursión, así que fue totalmente personalizada y a nuestro ritmo. Durante el trayecto, Jorge nos contó el modo de vida en la zona, el nivel de salarios, los precios de la vivienda, el funcionamiento de la sanidad y la educación, etc, así que el viaje fue muy ameno, además Cobá se encuentra bastante cercana a los grandes hoteles.

Un poco de historia


Cobá significa en español "agua agitada por el viento", fue una de las principales ciudades del período clásico maya, entre el año 400 y el 1.100 de nuestra era, en la que llegaron a habitar unos 50.000 habitantes. Se asentaron en esta zona porque pequeños lagos abastecían la zona de agua. Cobá era el punto de conexión para el comercio entre los asentamientos de la costa, como Tulum y las ciudades del interior. Existe toda una red de caminos de la época maya los Sacbés, que tienen sus intersecciones en Cobá. En la zona arqueológica hay más de 6.500 estructuras, y todavía queda por escavar!!!!

La visita a la zona arqueológica


A diferencia de Chichen Itza, la zona de Cobá no es tan frecuentada por grandes grupos de turistas y además se encuentra más mimetizada con la naturaleza...la selva envuelve la zona de forma que desde la pequeña entrada no te imaginas lo que vas a encontrar en su interior. Solo se ven frondosos arboles que tiñen de verde el paisaje; árboles que han enraizado en los propios edificios formando una extraña simbiosis entre los vestigios mayas, como si la naturaleza los hubiera aceptado de forma natural como parte de ella.
La visita a Cobá resulta muy agradable porque disfrutas a la vez de la historia, la cultura y la naturaleza. Se visitan varias zonas del yacimiento y como las distancias son bastante grandes existe la posibilidad de alquilar una bicicleta (muy básica) o bien utilizar un bicitaxi. Os lo recomiendo, disfrutareis de un agradable paseo en plena selva, rodeado del verde y el sonido de exóticas aves!!
Normalmente se visitan tres grupos de edificios, cerca de la entrada se encuentra el primero, compuesto principalmente por una primera pirámide, de unos 25 metros, conocida por los lugareños como la Iglesia, es bastante impresionante, además al rededor encontramos bastantes edificios con estupendos relieves y algún juego de pelota.

















El siguiente grupo que visitamos se encuentra a más de dos kilometros, de ahí la importancia de la bici,  y en el se ubica un grupo de edificios de carácter religioso, donde pudimos admirar varias estelas (monumento con forma de lápida y con inscripciones), zona conocida como Macanxoc.
Continuamos la visita hacia el tercer grupo donde se ubica uno de los edificios más altos e imponentes de la zona maya, Se trata de la pirámide de Nohoch Mul, de 42 metros de altura. Es impresionante ver aparecer esta mole mientras te acercas pedaleando por un camino repleto de vegetación. Y todavía más impresionante es subir a la cumbre,  y conseguir las mejores vistas de la exuberante selva que cubre la península de Yucatán. La ascensión es un poquito complicada pero vale mucho la pena....al llegar arriba tienes una sensación como de paz interior admirando la grandeza de la selva mexicana a tus pies.



Después del subidón de disfrutar de las excepcionales y privilegiadas vistas, nuestro estupendo guía nos llevó a un cenote de la zona, (los hay a cientos por toda la península), el cenote se ubicaba en una cueva a la que se accedía por unas escaleras hacia abajo, entramos en esta especie de gruta subterránea justo cuando un pequeño grupo salía, así que tuvimos el privilegio de disfrutar de un relajante baño en las aguas cristalinas del cenote!! 
Pero todavía quedaban más emociones, así que después del chapuzón, Jorge nos llevó a comer a un chiringuito de comida local junto al lago, con platos típicos como la cochinita pibil (carne de cerdo adobada, envuelta en hoja de plátano y cocinada en un horno de tierra), sopa de lima, y las típicas fajitas, regadas con la cerveza mexicana por excelencia, corona extra, todo superbueno. Y como colofón tuvimos la suerte de contar con la visita durante la comida de una mascota del chiringuito, nada menos que un cocodrilo que se acerca a la orilla del lago porque los dueños del bar lo alimentan. Fue muy emocionante poder ver tan de cerca un animal salvaje!!

Después de la comida y la visita del lagarto Juancho, Jorge, nuestro estupendo guía, nos llevó por unos caminos alejados de la carretera principal en busca de una pequeña aldea donde vive una familia maya para que pudiéramos ver su modo de vida. Fue una experiencia muy bonita, la familia nos recibió muy bien, bastante tímidos, excepto el pequeño Ricardito que con su guitarra nos canto canciones populares como "la cucaracha"....la cabaña era bastante pequeña, pero muy agradable, con lo básico para vivir, un rincón para cocinar, un pequeño altar, y las hamacas para dormir, nada más....suficiente en realidad....y son muy felices, viven con lo justo pero en un entorno magnífico! Se dedicaban al campo, tenían su pequeño terreno con su huerto y sus frutales y algún animalito, gallinas, y pequeños cerditos parecidos a los jabalís. Y también realizaban labores de artesanía como la elaboración de hamacas, pulseras, collares, tallas de madera, etc, para su venta al turismo. Nuestro guía nos comento que muchos jóvenes van a Cancún a trabajar y que normalmente acaban regresando al poco tiempo porque no se adaptan a la vida en las ciudades.......

 Para mi fue una experiencia muy enriquecedora poder comprobar como realmente vive la gente de la zona y compartir con ellos un rato muy agradable, muchos trabajan en los grandes hoteles pero no nos paramos a pensar como viven realmente.....

Y eso fue todo después de escuchar sus explicaciones acerca de como vivían, como se refugiaban en las épocas de huracanes, y tras comprar algunas piezas de artesanía, regresamos a nuestro confortable hotel con la cabeza llena de nuevas ideas y valores....un día fantástico e inolvidable!! 

martes, 20 de enero de 2015

PARÍS A VISTA DE PÁJARO; LOS MEJORES MIRADORES DE LA CIUDAD

    Una de las mejores formas de disfrutar de una ciudad y tener una visión global de sus principales monumentos es buscar las mejores vistas. En la capital francesa existen varios puntos muy interesantes desde donde obtener esas vistas de ensueño y para los amantes de la fotografía esas imágenes de postal, únicas e irrepetibles. Yo tuve la ocasión de disfrutar de unas magnificas vistas en París desde cuatro puntos totalmente diferentes de la ciudad, sinceramente no se con cual de ellas me quedaría.....es más todas son muy especiales, diferentes y recomendables.

Vistas desde lo alto de la Tour Eiffel 


 
Si visitas París debes visitar la Tour Eiffel y por supuesto debes subir hasta el último piso, de acuerdo que las vistas desde el segundo piso y el último son similares pero la sensación no es la misma... El ascenso hasta la cima en el ascensor te proporciona esas cosquillitas en el estomago, como si de una montaña rusa se tratara....y cuando sales al mirador te sentirás libre, casi como un pájaro con todo París a tus pies, lo mejor de las vistas desde la Tour Eiffel es la posibilidad de tener una visión de la ciudad de trescientos sesenta y cinco grados, y además en los diferentes pisos se ofrecen diferentes atracciones: en la Primera Planta se ha ubicado un mirador transparente de los que da sensación de volar, ( en mi viaje a París, todavía no estaba instalado), podemos disfrutar además de el Restaurante 58 , el bufet, la tienda de souvenirs, y diversas exposiciones sobre la Torre; en la segunda Planta encontramos el Restaurante Jules Verne, cuyos clientes podrán disfrutar de un acceso privado a la Torre y evitar las largas colas, también encontraremos un bufet, para los bolsillos más ajustados, otra tienda de souvenirs y unas vitrinas explicativas donde se narra la construcción de la Torre. Y en la última planta, a parte de las maravillosas vistas, podemos disfrutar de una copa de champagne, a precio parisino, cotillear dentro del despacho del señor Gustave Eiffel, y por supuesto disfrutar de las magnificas vistas!!! Yo os recomiendo realizar la visita completa y además realizar algún tramo a pie por la escalera, que en realidad forma parte de la estructura de la torre, es toda una experiencia!!
































Vistas desde el mirador de Sacré Coeur



   El mirador de esta opción además de ser gratuito, se encuentra en un distrito de obligada visita en París, donde se ubica uno de los barrios más pintorescos de la ciudad, Montmatre, conocido también como el Barrio de los pintores. Lo mejor de este mirador es su propio enclave, las vistas son magnificas, y de fondo la imponente Basílica de Sacre Coeur, que también podemos visitar, e incluso acceder a la cúpula donde podemos obtener vistas todavía más espectaculares. Además la Plaza donde se ubica el mirador es como un punto de reunión y descanso. Los visitantes aprovechan las escalinatas del Templo para descansar, por lo que siempre hay músicos o diferentes artistas, deleitando al público internacional congregado,  formándose un gran ambiente. Para acceder al mirador y a la Basílica os recomiendo utilizar el funicular de Montmatre, que os acercará desde la base de la colina a la explanada donde se ubica el templo, también podéis utilizar las escaleras pero os recuerdo que son más de trescientos escalones, mejor dejarlos para la bajada!!


Y no olvidéis aprovechar la visita al Barrio de Montmatre, sus pequeñas calles, su plaza llena de pintores, sus cafeterías, es como un pequeño pueblo dentro de la gran ciudad parisina, con un ambiente muy bohemio.



Vistas desde lo Alto de L'Arc de Triomphe




    Pasear por París es un placer, y pasear por les Champs Elysées es indispensable, esta amplia avenida es, sin duda, la más animada de toda la ciudad. Llena de boutiques, comercios de lujo, perfumerías, restaurantes, y repleta de gente, en un entorno privilegiado, enmarcada por magníficos edificios y rodeada de una frondosa arboleda, representa por su exuberancia el glamour parisino. Recomiendo recorrerla a media tarde desde la Plaza de la Concordia, disfrutando de los aproximadamente dos kilómetros que ocupa, realizando algunas paradas en el camino, visitando por ejemplo el Grand Palais y el Petit Palais, o alguna de las magnificas tiendas de las grandes firmas. 

Al final de les Champs Elysées, encontramos el Arco del Triunfo, magnifico monumento inspirado en los arcos romanos, fue erigido por orden de Napoleón, tras la batalla de Austerlitz, para glorificar a sus ejércitos. Vale la pena acercarse y contemplar el monumento de cerca, admirar sus esculturas y relieves, y por supuesto subir a la Terraza para contemplar las excepcionales vistas, (la entrada está incluida en el Paris Museum Pass).

Desde la terraza contamos con la privilegiada vista de toda la avenida de los Campos Elíseos, el jardín de las Tullerias y hasta del Obelisco de la Plaza de la Concordia, además del resto de las doce avenidas que parten de la Plaza de l'Étoile, incluyendo la Avenida de la Grande Armée y el gran Arco del edificio de la Défense.
Yo tuve la enorme suerte de poder contemplar un magnifico atardecer de verano desde la terraza del Arco, y disfrutar de como la Torre Eiffel se iluminaba, poco a poco,  destacando su silueta sobre el cielo parisino. 



 















Vistas desde las Torres de Notre-Dame



 He dejado para el final las Torres de Notre Dame porque para mí fue una visita muy especial y sorprendente, primero porque soy una amante del gótico y Notre Dame es como un icono, y segundo porque en mi primer viaje a París no tuve la ocasión de visitar la Catedral de cerca, así que tenía muchas ganas. El encanto de Notre Dame se debe en parte de su propia ubicación, en la Ille de la Cite, y representa además el centro del París de la Edad Media, que el gran Víctor Hugo recreó en su novela "Nuestra Señora de París". En la novela toman un gran protagonismo las Torres de la Catedral, y sus campanas y gárgolas, haciendo muy especial la visita. 
En el ascenso a la Torre nos vamos encontrando diferentes zonas y salas, (recordad que son unos 387 escalones algo empinados, hay que estar en forma!). La zona más espectacular para mi y donde puedes obtener fotografías espectaculares es la galería de las quimeras, donde podrás pasear junto a las gárgolas encaramadas a las Torres, figuras que representan pájaros, animales y monstruos fantásticos que parecen observar la ciudad en actitud vigilante.

 Después de esta magnífica galería accedemos al campanario de la Torre Sur, que alberga la campana mayor, donde parece que se vaya a aparecer Quasimodo, el tímido campanero en cualquier momento.
 y por último se accede a la cúspide de la Torre Sur, desde donde obtenemos una visión panorámica de París, al oeste la Sainte Chapelle, el Palacio de Justicia, el Louvre, al norte el Sacre Coeur y Montmatre, al este la Biblioteca nacional, y al sur el Barrio Latino, el Panthéon y la cúpula de les Invalides.... una vez más París a nuestor pies!!!
La entrada a la Torre se incluye en el París Museum Pass.




París desde cuatro miradores diferentes, cada uno de ellos diferente y especial, desde donde obtendremos además de las mejores panorámicas y fotografías de la ciudad de la luz, esa sensación de libertad y a la vez de insignificancia ante la grandeza monumental de las grandes urbes. París a vista de pájaro!!!