jueves, 18 de diciembre de 2014

BRUSELAS, LA CAPITAL EUROPEA...... DE LAS FLORES!!!

       Este verano se nos echaban las vacaciones encima y no teníamos nada preparado!!!!... no saber cuando vas a tener vacaciones es lo que tiene, así que improvise un poco y me lance a buscar algún destino cercano porque además solo disponíamos de una semana!!! Y di con Bruselas, capital Europea, y para mi una agradable sorpresa. Además dio la casualidad que durante nuestra estancia en la ciudad tendría lugar un importante acontecimiento: el Tapiz de Flores de la Grand Place!!!


Esta alfombra de Flores se elabora cada dos años en el centro neurálgico de la Capital Europea, desde 1971. El escenario ya es, por si sólo, absolutamente fantástico, la Grand Place de Bruselas es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1998, y esta considerada como  la Plaza más bella de Europa. La mezcla de estilos arquitectónicos, el grandioso edificio del Ayuntamiento, del siglo XV, los edificios de las Casas Gremiales del S.XII, llenas de detalles en sus fachadas, convierten a esta plaza en un marco incomparable para acoger el tapiz de flores.


Haciendo un poco de historia, esta tradición de los tapices florales nació en los años 50 en otras ciudades belgas, y la flor utilizada es la begonia. Estas flores se cultivan en la región de Gante desde hace más de un siglo y medio, se plantan a finales de junio, y crece durante el verano, gracias a su amplia gama de colores y su robustez resulta perfecta para la elaboración del tapiz.
En 1971, la Grand Place acogió el primer tapiz, por un reconocido arquitecto y paisajista E. Stautemans, que elaboró un diseño basado en motivos orientales. Fue todo un éxito y desde entonces ha venido realizándose cada dos años.

Para la realización del Tapiz, que ocupa 77 x 24 metros, se utilizan aproximadamente un millón de begonias, que se cultivan meses antes teniendo en cuenta los tonos, de acuerdo al diseño que se prepara con mucha antelación.
Para su colocación participan más de cien voluntarios que durante unas 7 horas aproximadamente se encargan de colocar cada begonia como si fuera un puzzle, para conseguir formar el gran Tapiz floral.
El evento dura tres días, es un poco efímero, pero de ahí también la ilusión de ser una de las personas privilegiadas de poder admirarlo. La verdad que es una alfombra preciosa, a mi personalmente me recordó a la Mare de Dèu dels Desamparats de la ofrenda de flores de las Fallas de Valencia, sobre todo por el aroma que se respiraba en la plaza, y por la utilización de las flores para realizar un tapiz. En el caso de Valencia se rellena la estructura de madera de la Virgen con flores simulando su manto.
Para este año se eligió un diseño inspirado en las alfombras turcas o "kilim", en conmemoración de los cincuenta años de inmigración turca en el país.



El tapiz se podía admirar a pie de calle o se podía contemplar desde el balcón del Ayuntamiento previo pago, y con mucha paciencia ya que había una enorme cola.
Si bien vale la pena admirarlo por el día con la luz de la mañana o la tarde, para apreciar la riqueza y matices del colorido de las begonias, también recomiendo regresar por la noche para asistir al espectáculo de luces y sonidos...realmente mágico.
La Plaza atenúa su iluminación y al compás de la música, en esta ocasión una composición de reminiscencias turcas que nos trasladaba a ese bello país, el Tapiz se va iluminando, creando un auténtico espectáculo para los sentidos.
Si tenéis ocasión de viajar a esta ciudad en año par no os olvidéis de este gran evento y cuadrad las fechas...vale la pena...de hecho visitamos la plaza en varias ocasiones para admirar el Tapiz, y es maravilloso compartir este acontecimiento con visitantes de todo el mundo reunidos en la Capital Europea para tan bello espectáculo.



miércoles, 3 de diciembre de 2014

VIAJE A LA PREHISTORIA: LAS PINTURAS RUPESTRES DE LA SARGA

    Existen pequeños rincones desconocidos que nos sorprende descubrir....hace un par de semanas vi por casualidad en Internet un anuncio sobre unas visitas guiadas a los abrigos (cuevas) de  La Sarga, una pequeña pedanía perteneciente a Jijona, Alicante. Esta población está a unos 20 minutos de Muro del Alcoy, mi lugar de residencia, así que ya teníamos plan para esa mañana de domingo.
En los abrigos de La Sarga, ubicados en el barranco de la "Cova Foradá", término municipal de Alcoy se conservan como un tesoro, pinturas rupestres, que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Junto con otras cuevas y abrigos de la zona de levante, pertenecen al conjunto de Arte Rupestre del Arco Mediterráneo.
Las Pinturas están bajo la tutela del Museo Arqueológico de Alcoy, y han sido objeto de numerosas intervenciones de conservación y limpieza. Además se ha restringido su acceso para preservarlas de la acción humana, y se realizan durante el año unas  jornadas de puertas abiertas para poder visitarlas.
Justo ese domingo era el último día de visita de este año, así que sin dudarlo cogimos el coche y hacía la Sarga.

Se puede acceder fácilmente en coche hasta el Caserío de la Sarga, una antigua masía, donde podemos dejar el vehículo y desde allí seguir a pie por el sendero que nos lleva hasta la puerta de acceso a los abrigos, esta puerta solo se abre para las visitas programadas, desde aqui seguimos por un pequeño sendero y accedemos a las pequeñas cuevas.
Durante la visita contamos con las explicaciones de un guía, que son fundamentales para entender las pinturas y poder apreciar los detalles. He de decir que al principio la mayoría solo veíamos manchas rojas en la roca pero poco a poco, y tras las explicaciones, esas manchas comienzan a cobrar forma y sentido, la mente se abre y llegas a ver los impresionantes dibujos en la roca, e incluso a  imaginar a un grupo de aquellos primeros hombres del Neolítico celebrando sus ritos y ceremonias al abrigo de estas cuevas, y dejando estas pinturas rupestres como testigo de su paso por el mundo.


Según las explicaciones del guía, las cuevas o abrigos de La Sarga eran como una especie de santuario, nunca se usaron como vivienda. Los agricultores y ganaderos se reunían en este lugar para celebrar ceremonias religiosas, intercambiar conocimientos, productos, establecer alianzas matrimoniales o de grupo o simplemente para socializar.
Para la realización de las pinturas se utilizaron tierras rojizas que convertidas en polvo se  mezclaban con productos orgánicos para fijarlas en la pared, mediante pinceles improvisados hechos de plumas o fibras vegetales o bien utilizaban sus propias manos.
En los abrigos de La Sarga encontramos representaciones de tres tipos de arte rupestre de tres épocas diferentes, por lo que podemos comprobar como evolucionaban las pinturas:
Arte Macro-esquemático, del Neolítico Antiguo de hace unos 7.000 años, encontramos unas pinturas representativas relacionadas con ritos para la fertilidad de las tierras, sus autores fueron los primeros agricultores y ganaderos. Estas representaciones son más sutiles y difíciles de interpretar....


Arte Levantino, de carácter naturalista, trata de narrar una historia, aparecen figuras humanas y de animales aisladas o formando escenas. Es un arte neolítico (del V al III milenio a.C,), en los abrigos de la Sarga encontramos arqueros, ciervos heridos por flechas, rebaños de cabras montesas y una escena de recolección de frutos. Conseguimos ver escenas de caza muy sorprendentes!!! Los dibujos de los ciervos son realmente increíbles, las fotos no hacen justicia a la sensación que se experimenta al ver estas pinturas realmente únicas.



Arte Esquemático, se desarrolló durante el Neólitico y la Edad de los Metales (del V al II milenio a.C.). Consiste en representar formas humanas, de animales o ídolos de forma esquemática, a través de antropomorfos e ideogramas. Este arte es el menos espectacular, ya que son trazos sencillos.
















Las pinturas de la Sarga fueron descubiertas en agosto de 1951 por un grupo de excursionistas, que frecuentaban la zona, y que ante tal hallazgo quedaron realmente impresionados.

Es realmente alucinante que estas pinturas hayan superado el paso del tiempo, que hayan sobrevivido a las inclemencias del clima de la zona y a la acción humana....que un grupo de personas hace miles de años se reunieron en estas cuevas para realizar sus ritos y ceremonias....que en la era de la tecnología, internet y las redes sociales, podamos emocionarnos al ver estas rudimentarias pinturas!!!!
Además de encontrarse en un entorno privilegiado la visita a La Sarga se convierte en un viaje a los orígenes del hombre, una visita muy didáctica tanto para los más peques que pueden ver como los dibujos de los libros de texto se convierten en reales, como para los mayores que volvemos a ser niños y nos entusiasmamos al descubrir ese ciervo pintado hace miles de años.
Os invito a descubrir estas o otras pinturas rupestres, es toda una experiencia mágica, que sorprende gratamente y no os dejara indiferentes...