martes, 18 de noviembre de 2014

SIENA, LA CIUDAD DE LAS BANDERAS

      Una de las Ciudades más sorprendentes de la Toscana Italiana es sin duda Siena. Famosa por la celebración del Palio, (carrera de caballos que enfrenta a jinetes de distintos barrios o "contradas" de la ciudad), Siena es una de esas ciudades donde parece que un día el tiempo se detuvo para siempre. El centro histórico es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1995, por conservar a lo largo de los siglos la apariencia gótica que fue adquiriendo la ciudad durante la edad media. Existió y existe una especie de rivalidad entre Siena y Florencia, disputas por ser la ciudad más importante de la zona. Esta rivalidad hizo que en la época medieval compitieran entre ellas hasta con el tamaño de su catedral. Siena conserva una estética más medieval, mientras que Florencia tuvo mayor expansión y se convirtió en la capital del Renacimiento.
Para llegar a Siena desde Florencia, podemos hacerlo bien en autobús o en tren, nosotros elegimos el autobús porque te deja muy cerca del centro histórico. El trayecto será de una hora más o menos, que se hace corta contemplando el paisaje toscano, un placer para la vista y olfato: las colinas verdes, los campos de girasoles, de olivos de vid...un contraste de colores y aromas único y maravilloso. Eso si los autobuses italianos la mayoría algo antiguos, y saturados...vale la pena madrugar un poquito y aprovechar el día. No es necesario comprar los tickets del bus con antelación, se pueden adquirir el mismo día, eso si se forma un poquito de cola en la estación de autobuses, hay que tener en cuenta que esta bastante céntrica, me refiero a la estación de Santa Maria Novella, justo al lado de la estación de tren del mismo nombre.
San Francesco


El día que elegimos para la excursión era el anterior a la celebración del Palio, y se respiraba en la ciudad un ambiente festivo. Las callejuelas de las diferentes "contradas" estaban decoradas con sus respectivas banderas, que además se vendían en las tiendas de artesanía, así que no había niño que visitara Siena ese día que no llevara una banderita. Toda la ciudad estaba repleta de visitantes, nos hicimos con un mapa en la infotourist y nos lanzamos a descubrir la ciudad.


Sus calles están repletas de edificios monumentales, y numerosas iglesias, basílicas, plazas...Uno de los primeros monumentos que visitamos fue la Basílica de San Francesco, construida, entre 1228-1255, y reformada en sucesivas ocasiones. Este precioso edificio de estilo románico, se ubica en la cima de una colina y preside una pequeña plaza. Se puede visitar su interior (entrada gratuita), bastante austero, y todavía habitan en el monasterio una pequeña comunidad de monjes franciscanos.

A continuación seguimos callejeando por esta bella ciudad, el centro histórico está restringido al tráfico, así que pasear por sus calles es un auténtico placer. Callejeando nos encontramos con la Vía Bianchi di Sopra, una de las principales vías de la ciudad medieval, repleta de pequeñas tiendas de productos típicos toscanos, souvenirs y pequeñas galerías de arte, además de espectaculares edificios de estilo gótico. Y sin darnos cuenta dimos con la Plaza Salimbeni, que alberga el Palacio gótico del mismo nombre, donde se ubica la oficina central de la banca de Siena, Monte dei Paschi, fundada hace más de 500 años. Seguimos callejeando en dirección a la Plaza más importante de la ciudad, encontrándonos con numerosas sorpresas por el camino...












Y de repente por una estrecha callejuela se asoma la espectacular Torre del Mangia, la torre campanario del Ayuntamiento o Palazzo Publico, que data del S. XIV. Así que seguimos por la pequeña calle para dar con una de las plazas más espectaculares del mundo: La Piazza del Campo!!



La belleza de esta Plaza es indescriptible, además de los espectaculares edificios que la rodean, una de sus principales características es su forma de abanico y la inclinación que tiene, ya que está construida en el centro de las tres colinas que conforman la ciudad. Además tuvimos la suerte de ver la Plaza preparada para la carrera del Palio que se celebraría al día siguiente, así que ya estaba preparada la arena, las gradas de madera y decorada con numerosas banderas. En esta Plaza destacan la Fuente Gaia, y El Palazzo Publico o Comunal, este se puede visitar, su interior alberga el Museo Cívico y grandes salas con numerosos frescos, también se puede subir a la torre para disfrutar de las vistas.

Tras visitar la hermosa Piazza del Campo, nos dirigimos a otro de los imprescindibles en Siena, la Catedral o il Duomo di Siena. Y de camino seguimos descubriendo pequeños rincones de gran belleza. 
Y llegamos a la Plaza de San Marcos, donde se ubica la Catedral. Lo primero que nos sorprende del Duomo de Siena es su fachada, con sus 3 arcos y su rosetón, presenta mosaicos dorados, columnas y esculturas, y los típicos colores del mármol de estilo gótico toscano.
 
Decidimos visitar el interior ya que nos lo habían recomendado. La verdad que vale la pena pagar la entrada y visitar todo el conjunto. El interior del Duomo es de gran belleza, por su decoración, y por los tesoros que guarda en su interior como el Púlpito de Nicola Pisano, importante escultor de la época, la magnifica capilla de San Giovanni Battista, la pequeña aunque maravillosa capilla Chigi, y la Biblioteca Piccolomini, una preciosa sala decorada con magníficos frescos. En la Biblioteca se conservan códices miniados de incalculable valor así como partituras originales de música coral de la época. Y además alberga esta sala en el centro la famosa escultura de Las Tres Gracias, procedente de la antigua Roma.



 

















Después de tanta belleza realizamos un descanso para comer, y reponer fuerzas con unas focacias rellenas de buen embutido toscano, que compramos en una pequeña charcutería que encontramos cerca de la fachada trasera de la catedral. Comimos sentados en las escaleras a la sombra de esta fachada del Duomo, que da a una coqueta plaza, con pequeñas tiendas de productos y artesanía de la zona.

Tras la parada técnica seguimos con la visita al Baptisterio y las Criptas del Duomo...En el Baptisterio destacan las pinturas, frescos, y la majestuosa pila bautismal de bronce. 

Y dejamos para el final la visita de una parte curiosa de la Catedral, se trata del Panorama, que en realidad es un intento de ampliación de la catedral, que se realizó en 1339 y que se vio frustrada por una epidemia de peste. Pues bien esta parte se ha habilitado como mirador, donde se obtienen unas maravillosas vistas de la ciudad!!!



















Tras disfrutar de las magnificas vistas que nos brindaba este mirador, continuamos callejeando...es un placer perderse por las estrechas callejuelas de Siena decoradas para la ocasión del Palio con las banderas de cada contrada sienesa. Y para terminar con nuestra visita nos dirigimos hacia la Basílica de Santo Domingo.


 
Desde donde disfrutamos también de unas vistas magnificas de la ciudad, y finalizamos con nuestra excursión...todavía nos quedaba coger el bus y regresar a Florencia, muy cansados pero felices!! Siena, la ciudad del Palio y las banderas es sin duda una de mis favoritas. Ciao Amici!

jueves, 6 de noviembre de 2014

Un día en la Fira de Tots Sants!!


Hay una canción popular valenciana que dice:

"A la Fira no vages, 
si no tens diners 
que voràs moltes coses
i no compraras res...."

que traducido viene a ser:                         
"A la Feria no vayas
si no tienes dinero
que veras muchas cosas
y no compraras nada..."

He querido empezar con esta pequeña canción porque me parece que una de las funciones más importantes de La Fira de Tots Sants de Cocentaina es conservar las tradiciones de la cultura popular valenciana y que eso es precisamente su esencia y lo que la convierte en única. Es como un viaje en el tiempo, al pasado donde los comerciantes tenían que esperar a que se celebraran este tipo de ferias para poder vender sus productos. 
Y es que haciendo un poco de historia voy a contaros cuando y como nació esta Feria.
La Fira de Cocentaina nació en 1346, por un privilegio otorgado a el Conde de Cocentaina por Pere El Cerimoniós (II de Valencia y IV de Aragón). 
Nació como un mercado comarcal de productos agrícolas y ganaderos y en sus inicios duraba hasta quince días!!
Su celebración a final de año coincidía con la época en que las tareas agrícolas habían terminado y era hora de renovar tanto los animales como los utensilios para el campo. Pues bien hoy hace 668 años de aquella primera Feria que con el tiempo ha ido evolucionando hasta convertirse en la segunda más antigua de España, y que además ha sido declarada recientemente (2012)Fiesta de Interés Turístico Nacional.
La Feria pese a ser tan antigua se encuentra en constaste evolución y cada año, se reinventa e incorpora nuevas secciones. 
¿Y que podemos encontrar en la Fira de Tots Sants?


Pues en la Feria de Cocentaina podemos encontrar prácticamente de todo. La tradicional feria de ganado, que se celebra en una preciosa Plaza "El Pla de la Font". En esta Plaza además se interpretan danzas y música popular valenciana. Este año pudimos escuchar, entre otros, a Pep Gimeno "Botifarra", gran cantante tradicional valenciano. Podemos encontrar un mercado medieval con demostraciones de artesanía, música folk, bailes, actuaciones callejeras  y representaciones teatrales, con personajes propios de la época, caballeros, músicos, juglares, cuenta cuentos, etc. También encontramos un zoco árabe y judería donde se exponen productos típicos, artesanías y actuaciones típicas de cada cultura. Otra sección incluye una amplia exposición de maquinaria agrícola y vehículos, evolución de la antigua Feria de ganado y utensilios.

















Hay también un gran sector dedicado a la alimentación,donde podemos encontrar productos típicos tanto de la zona como de otras regiones del País Valencià y del resto de España; embutidos, turrones, frutos secos, salazones, quesos, vinos, etc. Un amplio surtido de productos que los visitantes pueden degustar,porque existe además una sección gourmet dedicada al tapeo donde puedes probar una gran variedad de tapas diferentes. Como veis un gran placer para los sentidos... 
Una de mis secciones favoritas incorporada en los últimos años es la Feria turística donde se ofrece a los visitantes información turística de la mayoría de destinos de la Comunidad Valenciana y de otras regiones de España. Este año por ejemplo se habilitó una zona íntegramente dedicada a Málaga.
Siguiendo con la variada oferta que nos proporciona la Fira de Tots Sants destacar, las numerosas exposiciones que podemos disfrutar, de temática diversa. Este año en el magnífico edificio del Palau Comtal, edificio que por si mismo bien merece una visita, había varias exposiciones. Sobre la historia de los propios Condes de Cocentaina: "Els Corella, Noblesa i Poder al Regne de Valencia". Una muestra de monedas: "Monedas, Todas las Caras de la Historia".
En cuanto a actuaciones destacan, además de las tradicionales mencionadas anteriormente, las demostraciones de doma,que realizan algunas cuadras de la zona y las de moto trail, para los aficionados al mundo del motor, incorporadas a la Fira más recientemente.

Para los más peques también hay mucha oferta, por toda la feria hay actuaciones dedicadas a ellos, además de una amplia sección de atracciones típicas (trenes, coches de choque, noria, etc.) y una sección dedicada a puestos de juguetes.  
Y si esto os parece poco, también cuenta con oferta de ocio nocturno!!, con actuaciones de dj's, grupos de rock,y orquestas, para los más noctámbulos... 

La Fira de tots Sants es todo un acontecimiento en la zona, con actividades para diferentes públicos e intereses, pero es ante todo una bonita forma de rememorar parte de nuestra historia y tradiciones, así como de revindicar y mostrar la cultura popular valenciana.  Si tenéis ocasión, apuntad en el calendario la fecha del 1 de noviembre...tenéis una cita con la Fira de Cocentaina.