jueves, 23 de octubre de 2014

Historia del día que fuimos a misa.......en Harlem!!!!

Turisteo blog de viajes            New York City, verano del 2010, la ciudad que nunca duerme....y aunque no soy nada religiosa (más bien agnostica), tenía inquietud por asistir a una ceremonia góspel en una iglesia baptista. Quizás porque es toda una experiencia cultural, quizás por las numerosas pelis que incluyen la típica escena de una misa góspel, y sobre todo por formar parte por unos instantes de la encantadora comunidad afroamericana. Y así fue como dedicamos la mañana del domingo en esta increíble ciudad a visitar Harlem y asistir a la ceremonia. Comenzamos el día con el desayuno que el Hotel Wolcott nos ofrecía todas las mañanas, (consistía en muffins de varios sabores acompañadas de café o té) todo un lujo ya que la mayoría de hoteles de NY no ofrecen desayuno, hotel muy bien situado en la 31 con la quinta....,  a continuación fuimos a la parada de metro más próxima, (el metro es un poquito complicado pero acabas por cogerle el truco al "downtown" y el "uptown"). Una vez dentro del metro, comprobamos que se respiraba cierto ambiente dominical, ya que en las paradas cercanas a Harlem se fueron incorporando pasajeros que obviamente iban a asistir a algún oficio religioso por la zona. 
Se identificaban fácilmente por su especial atuendo de domingo, además acudían en familia. Pero lo más llamativo sin lugar a dudas era el look, nada casual, sobre todo el de las señoras. Llevaban vestidos estampados muy coloridos, y complementados con lazos y sombreros. Y los caballeros de traje y corbata, también muy elegantes, e incluso los más peques vestían de forma muy elegante. 
Elegimos una parroquia que recomendaban en el foro los viajeros, La Antioch Baptist Church, donde reservan en su oficio de los domingos unos cuantos bancos en la parte trasera de la sala donde se realizan las misas. Cuando llegamos a la puerta de la Iglesia, muy cercana a la parada de metro, ya había turistas esperando para entrar, casi todos españoles!!!

turisteo blog de viajes

Entramos en la Iglesia, nos saludaron y atendieron muy bien y nos indicaron el lugar destinado para los turistas, justo delante teníamos un banco con auténticos parroquianos que nos preguntaron de donde veníamos y nos estrecharon las manos dándonos la bienvenida. Fue un gesto muy bonito, nos sentimos muy acogidos. Mientras la Iglesia, un local bastante amplio y austero, se iba llenando de feligreses, familias enteras desde la abuela hasta los peques de la casa, nosotros nos fijábamos en los detalles de la decoración de la Iglesia. Nada de Imágenes religiosas ni objetos ostentosos, tan sólo algunos murales pintados con palabras como fe, amor, corazón...todo muy sencillo pero a la vez cálido y acogedor. El altar muy sencillo, un atril de madera para el pastor, algunas flores y eso sí numerosos instrumentos una batería, un piano, bajos, guitarras, panderetas, etc, preparados para las actuaciones del coro
Cuando la Iglesia estuvo llena, doy fe de que no cabía nadie más, comenzó la ceremonia. Fue una experiencia muy especial, el pastor empezó con su sermón y todo el mundo en silencio coreaba sus palabras con el amen, hablaba con un tono firme pero a la vez cálido, la verdad es que con mis límites con el inglés no entendí todo el sermón, pero no hacia falta porque realmente se creó una atmósfera muy especial. Después llegó la música, las primeras canciones, los miembros del coro iban tomando posiciones. Los feligreses se levantaban de los bancos para contar sus experiencias y dar gracias, y entonces comenzaban a cantar y el coro y los músicos se les unían, y la gente se levantaba, nosotros incluidos, y daban palmas al ritmo de la música, y bailaban entrando en una especie de trance....se creó un autentico ambiente de celebración, que te llegaba a lo más profundo, la música, las voces de los solistas y el coro simplemente espectacular!!!
Asistimos a casi toda la ceremonia, tened en cuenta que suelen durar más de dos horas, y para mí fue una experiencia autentica y muy espiritual.  Durante la ceremonia pasaron el cepillo nos dieron sobres para aportar un donativo voluntario, tanto para nosotros como para los  propios feligreses, nosotros encantados ya que la experiencia bien vale la pena. Así que si tenéis la suerte de visitar esta fantástica ciudad no olvidéis de pasaros por Harlem!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario